Custodia compartida más allá de las fronteras. Logro de la obtención  de la custodia compartida en Arabia Saudí

Custodia compartida más allá de las fronteras. Logro de la obtención de la custodia compartida en Arabia Saudí

En España, el régimen de guarda y custodia compartida se ha implementado de manera progresiva, siendo a día de hoy la medida deseable a aplicar en aquellas familias, siempre y cuando no existan motivos que aconsejen impedir su aplicación.

Este régimen, recogido escuetamente en el artículo 92 de nuestro Código Civil, y carácter excepcional, está siendo objeto de desarrollo jurisprudencial mientras que se aprueba una ley que la regule adecuadamente como un modelo de custodia más.

Desafortunadamente, este régimen no encuentra cobertura legal en otros países, a pesar de los beneficios claros para el interés superior de los niños, que es lo que prima en nuestro ordenamiento por encima del de los progenitores.

En consecuencia, muchos españoles afincados en el extranjero, se ven obligados a asumir los efectos de la ruptura matrimonial en función de sus leyes locales, al no resultar de aplicación la ley española a las relaciones paternofiliales. Y es que cuando entramos en el ámbito internacional, será determinante el país que ostente la competencia para conocer del litigio, así como la ley aplicable al mismo.

Ejemplo de ello es el español Borja Brañanova, que ha luchado por la custodia de sus hijos en Dubái, lugar en que contrajo matrimonio con una mujer sudafricana.

En este caso, al tratarse de dos personas de distinta nacionalidad, el artículo 9.2 del Código Civil español determina que a falta de acuerdo de los cónyuges, la ley aplicable a los efectos del matrimonio será la de la residencia habitual común inmediatamente posterior a la celebración del matrimonio; en este caso Dubái.

Atendiendo a lo dispuesto en la legislación de este país, en estos supuestos será de aplicación la ley del marido, por tanto la española, y los tribunales competentes para conocer de los efectos del matrimonio serán los de Dubái, por ser el lugar de residencia de la familia; es decir, los tribunales de Dubái deberán aplicar la ley española, tanto a la disolución del vínculo como a las cuestiones relativas a los menores –custodia y alimentos-.

Una vez resuelta que la ley aplicable al caso es la ley española, resulta de vital importancia acreditar a los tribunales de Sharia que establece nuestro Código Civil, del resultado que tendría un divorcio como el de Borja, de ser juzgado en nuestro país. Esto es, cuando ambos progenitores se ocupan por igual del cuidado, atención y educación de los hijos, y la convivencia con ambos padres resulta enriquecedora para ellos, se acordaría indudablemente el régimen de custodia compartida. No obstante, de optarse finalmente por la custodia exclusiva a favor de uno de los progenitores, el derecho español no establece prelación alguna a favor de la madre o el padre y además debe quedar garantizado un amplio régimen de visitas a favor del progenitor no custodio.

Teniendo en cuenta todos estos elementos, tras varios años de procedimiento en los que se aportaron múltiples dictámenes relativos a las leyes y la jurisprudencia en España, la Audiencia de Dubái dictó por primera vez una resolución a favor de la custodia compartida, haciendo uso del Código Civil español. Esta sentencia fue posteriormente ratificada por el Tribunal Supremo.

Este acontecimiento tiene una gran relevancia, dado que abre la posibilidad a que muchos otros progenitores que residen fuera de España, puedan disfrutar en adelante de un derecho tan básico como es el cuidar de sus hijos de forma equitativa.

Y es que en palabras del Tribunal Supremo, en su sentencia nº 355/2016, de 30 de mayo, sobre la custodia compartida: “la redacción del artículo 92 no permite concluir que se trate de una medida excepcional, sino que al contrario, habrá de considerarse normal e incluso deseable, porque permite que sea efectivo el derecho que los hijos tienen a relacionarse con ambos progenitores, aun en situaciones de crisis, siempre que ello sea posible y en tanto en cuanto lo sea”; palabras que ya se hacen eco al otro lado del mundo.

Isabel Winkels

Abogada

Responder

Tu email no será publicado. Required fields are marked *
Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>