PACTOS DE PARTIDOS POLÍTICOS DESPUÉS DE LAS ELECCIONES GENERALES

PACTOS DE PARTIDOS POLÍTICOS DESPUÉS DE LAS ELECCIONES GENERALES

Nos encontramos en un momento muy complejo de la vida nacional, donde los grandes problemas que afectan a la estructura y funcionamiento de Estado acaparan la atención mediática: los fallidos Presupuestos del Estado de 2019, la evolución del “procés” de Cataluña y el juicio en el Tribunal Supremo de los líderes del Independentismo. Pero junto a estos problemas mayores hay realidades profundas que están presentes en la vida cotidiana y que es preciso afrontar desde los gobiernos y desde la sociedad civil.

El resultado de estas Elecciones Generales nos puede traer la consolidación y mejora de los cuarenta años de la Constitución y la Transición o una deriva peligrosa hacia soluciones populistas o independentistas.

España, tras tres años de gobierno inestable y sin mayorías absolutas, necesita con urgencia un Gobierno fuerte, estable y duradero con capacidad para adoptar, con el mayor consenso posible, todas las muchas e importantes reformas pendientes.

Pero ante el pentapartidismo vigente y además con los partidos nacionalistas y separatistas es muy difícil obtener el Gobierno deseable.

El 28 de abril es imposible que un partido se aproxime a la mayoría absoluta; tampoco con dos será fácil alcanzarla; lo más realista será lograrlo con tres. Y esto da pie a varias posibilidades de alianzas: PSOE y PODEMOS con o sin independentistas; PP y CIUDADANOS, con o sin VOX; PSOE y CIUDADANOS, con algún nacionalista; o PSOE, PP y CIUDADANOS, lo que denominaremos un Pacto de Estado. Lo peor sería que se instalaran en el Gobierno los secesionismos o los populismos radicales. Ello nos llevaría a la ruptura de la Constitución y a la degradación de la democracia si el PSOE no lo impide. La solución más positiva y que daría mayor estabilidad sería la que hemos denominado el pacto de Estado integrando a los tres principales partidos constitucionalistas.

Este Pacto significaría el mayor logro político de la España democrática desde la Transición, y aportaría enormes ventajas a todos los aspectos de la vida nacional:

  • Lanzar a todo el mundo un mensaje de confianza política y económica en nuestra Nación.
  • Aprobar unos PRESUPUESTOS GENERALES del 2019 rápidamente y llegar a soluciones justas y equilibradas para las diferencias fiscales, los gastos sociales o el endeudamiento público.
  • Afrontar con una mayoría parlamentaria sólida el diálogo y las reformas que exija la respuesta a nuestro mayor problema político: el secesionismo de Cataluña.
  • Alejar definitivamente cualquier presencia en el Gobierno de los partidos populistas, radicales o independentistas.
  • Fortalecer nuestra presencia internacional y muy especialmente en la recuperación y consolidación de la Unión Europea.
  • Permitir afrontar con serenidad los principales problemas “encallados” desde hace años: la financiación autonómica, las más agudas desigualdades sociales, el paro juvenil, la reforma educativa o el sistema de pensiones.
  • Consolidar los valores y principios de la Constitución del 78 y reforzar el prestigio de los partidos políticos protagonistas del Pacto.

Este Pacto no es una utopía inalcanzable. Ha sido defendido por destacados expertos en los principales diarios nacionales y admite diversas modalidades en el proceso de formación del Gobierno, en su estructura y en sus plazos, en el texto de investidura y en su aplicación en las Comunidades Autónomas y en los principales Ayuntamientos.

Pero si este gran Pacto de Estado no fuera posible y hay que reconocer sus dificultades debemos estar preparados para realizar acuerdos de gobernación, con participación de dos partidos políticos, negociando apoyos o abstenciones que no afecten a los valores y principios constituciones y que no incluyan cláusulas secretas.

Este tipo de Gobierno si no puede afrontar de inmediato los siete pactos a que hemos hecho referencia en los párrafos anteriores debe dar prioridad a los siguientes asuntos:

  • Aprobación de los Presupuestos Generales del Estado de 2019, utilizando el recurso de abstenciones parciales y no el de socavar las competencias del Estado y graduando las medidas fiscales, de mejoras sociales y de control de la deuda pública.
  • Actuación del Gobierno ante la evolución del “procés” de Cataluña, realizando en Madrid y en toda España una gran campaña de solidaridad con Cataluña, una explicación de documentos sencillos a través de las redes sociales, de los errores y falsedades de la propaganda del “procés” por parte del independentismo y preparando un proyecto de Estatut que supere los errores e ilegalidades del actual y defina un campo preciso de competencias.
  • Definir con los otros partidos los principios para que los debates en el Congreso de los Diputados y en el Senado se rijan por criterios de serenidad y respetuosa oposición democrática.

El Gobierno resultante de las elecciones generales debe culminar su tarea con la aprobación de un proyecto de futuro para la España común que informe la política de la próxima década.

Salvador Sánchez-Terán

Presidente

Responder

Tu email no será publicado. Required fields are marked *
Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>